Sistema de Comercio de Emisiones, la regulación que ayudará a reducir la contaminación en México

19/01/2024

A raíz del surgimiento de los compromisos de descarbonización firmados en el Acuerdo de París y la creciente preocupación por mantener la temperatura terrestre por debajo de 1.5°, diversos países han comenzado a implementar estrategias que permitan hacer frente a los problemas medioambientales.

En el caso de México, desde 2018 se promulgó la reforma a la Ley General de Cambio Climático con el objetivo principal de regular las emisiones y compuestos de Gases Efecto Invernadero para contribuir a lograr la estabilización de las concentraciones presentes en la atmósfera y así evitar un daño mayor a futuro. (DOF, 2018).

Dicha ley en su artículo 94, menciona la implementación gradual de un Sistema de Comercio de Emisiones (SCE) que permita medir, reportar y verificar la reducción de Gases de Efecto Invernadero a través de un principio cap and trade(tope y comercio)en el que se establece un máximo de emisiones permitidas para uno o más sectores de la economía, quienes deberán presentar un permiso o compensación por cada tonelada de CO2 registrada. (SEMARNAT, 2021).

La cantidad requerida es determinada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) a partir de la información histórica reportada previamente por las empresas ante el RENE (Registro Nacional de Emisiones) reduciéndolo cada año hasta lograr la meta preestablecida del 22% para el año 2030.

Actualmente el SCE se encuentra en periodo de prueba y contempla únicamente al sector energético y al industrial, cuyas instalaciones y volumen de emisiones provenientes de fuentes fijas sean equivalentes o superen las 100 mil toneladas anuales. (Tabla 1)

Energía (Actividades)Industria (Subsectores)
– Explotación
– Producción
– Transporte
– Distribución de hidrocarburos
– Generación
– Transmisión
– Distribución de electricidad  
– Automotriz
– Cementera y Calera
– Química
– Alimentos y Bebidas
– Vidrio
– Siderúrgica
– Metalúrgica
– Minera
– Petroquímica
– Celulosa y Papel
Tabla 1 (Participantes en el SCE)

Sin embargo, se espera que pronto entre en un periodo de transición y posteriormente en una fase operativa que lo haga obligatorio para todas las compañías.

De acuerdo con José Ramón Ardavín, director ejecutivo de la Comisión de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable (CESPEDES), las empresas que ya realizan reportes sobre sus emisiones y conocen las regulaciones internacionales, cuentan con una ventaja notable frente a aquellas que no cotizan en otros mercados, por lo que es importante que las PyMES comiencen a familiarizarse con la forma de operar y así logren obtener una ventaja competitiva en el momento en que se apruebe su obligatoriedad. (Mejía, 2023).

Para Daniela Singer, gerente de sustentabilidad en Set the World, dentro de este contexto “la estructuración e implementación efectiva de un mercado de carbono es esencial para fomentar la responsabilidad y compromisos de reducción de emisiones en la industria” ya que “no solo busca traducir la responsabilidad empresarial en términos económicos, sino también en beneficios ambientales tangibles que preserven el entorno mientras fortalecen su sustentabilidad a largo plazo”.


Comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario acerca de este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te podría interesar…